¿Cubre el seguro la factura del cerrajero?

Con el tema de los seguros son muchas las confusiones que tienen los clientes. El desconocimiento de las coberturas de los contratos ha sido responsable de más de un disgusto. Hay quienes se piensan que un seguro del hogar cubre todos los trabajos que hacen cerrajeros de urgencia en Malaga y se llevan una sorpresa al momento de tener que pagar la factura. Otros, por el contrario, asumen todos los gastos, desaprovechando así un beneficio que está incluido en el contrato.

Además, se presentan situaciones en las que el cliente cuenta con poder obtener un reembolso y ,por deficiencias en las facturas o porque la compañía trabaja con alguna empresa en particular y no con cualquier cerrajero que haya contratado el asegurado por su cuenta, no pueden hacer efectivo el reclamo.

Para evitar estos inconvenientes hemos preparado esta guía, que si bien puede tener sus excepciones, constituye una buena referencia para saber qué actuaciones profesionales están generalmente incluidas en el seguro de hogar, y cuáles intervenciones no son preceptivas.

¿Cuándo el seguro del hogar cubre la factura del cerrajero?

Como adelantamos en los párrafos anteriores, cada contrato puede tener condiciones particulares. Por eso, la primera recomendación que podemos hacerte es que revises muy bien las coberturas de tu seguro de hogar y, en caso de tener alguna duda, contactes de inmediato a la compañía para aclararlas.

En el caso de los servicios de cerrajería, por ejemplo, no todos los seguros de hogar los cubren y aun cuando estén incluidos suelen tener ciertas limitaciones, de acuerdo al tipo de intervención de que se trate.

Como parámetros básicos, que en  ningún caso pueden alegarse como universales en el caso de una reclamación ante la compañía de seguros, podemos decir que las intervenciones de un cerrajero derivadas de un accidente o percance no imputable dolosamente al titular de  la póliza suelen estar amparadas por los seguros de hogar. No así las que sean consecuencia del uso y desgaste de las piezas o la decisión arbitraría del titular del seguro.

Para aclarar este punto no hay mejor forma de hacerlo que citando algunos ejemplos que nos permitan visualizar los supuestos a los que nos referimos:

  • Si un asegurado olvida las llaves dentro de casa y para poder acceder a su vivienda se ve en la necesidad de llamar a un cerrajero para que realice la apertura de la puerta, se considera que es un incidente no intencionado, por lo que en principio la compañía responderá positivamente y se hará cargo del pago de los servicios.
  • Ese mismo razonamiento aplica en los casos en los que se pierdan o extravíen las llaves o se haya sido víctima de un robo y nos hayan despojado de nuestras pertenencias.En términos legales, el primer caso corresponde a un incidente no doloso, como en el ejemplo anterior. Por el contrario, el robo es considerado un incidente no buscado. Cabe destacar que generalmente las compañías establecen diferencias entre los conceptos de robo y hurto. El primero implica una actuación violenta, mientras que el segundo se refiere a la sustracción de los bienes sin fuerza, violencia o intimidación. Afortunadamente, en el tema que en particular nos ocupa, la apropiación de las llaves, las empresas aseguradoras consideran ambos conceptos equiparables y asumen la cobertura de los costes de reposición.
  • También suelen estar cubiertos los daños intencionales a las cerraduras, causados por terceros, que ocasionen la inutilización de las mismas.

¿Cuándo el seguro de hogar no cubre la factura del cerrajero?

Y así como mencionamos las causas generalmente cubiertas por la mayoría de los seguros del hogar, a continuación hablaremos de los casos que no están contemplados y que deben, por tanto, ser asumidos por el titular de la póliza:

  • En primer lugar nos referiremos a los daños o averías que pueda presentar una cerradura, producto del desgaste por uso. Una vez que los dispositivos cumplen con su vida útil, es responsabilidad del propietario sustituirlos, sin que haya motivo alguno para presentar reclamación a la compañía de seguros.
  • Igualmente sucede cuando se puede sospechar un uso indebido o no existen evidencias que sugieran que la avería ha sido producto de un accidente o incidente.
  • Por otra parte, el seguro de hogar no cubrirá los costes asociados al cambio voluntario de las cerraduras. Es decir, si el titular de una póliza de hogar decide sustituir su cerradura por un modelo más moderno o funcional, se considerará que este es un acto voluntario del titular y por ende no será cubierto por el seguro.

¿Cómo solicitar al seguro el pago de la factura?

Cada compañía es libre de diseñar los procedimientos que considere necesarios para la presentación de las declaraciones. Por eso es importante conocer cuáles son los requisitos para la presentación de facturas, a fin de poder solicitar al profesional encargado del trabajo los documentos y soportes necesarios, y entregarlos a la empresa aseguradora en los plazos previstos. El incumplimiento de estos requisitos podrá dar lugar a que la compañía se niegue a cubrir los costes del servicio.

Por eso es importante revisar muy bien el seguro del hogar, y tener claros los pasos a seguir, antes de abonar directamente un pago o llamar por nuestra cuenta a una empresa de cerrajeros. Cualquier duda debe ser aclarada con las misma compañía aseguradora o el intermediario y lo ideal es conocer las cláusulas y condiciones antes de firmar el contrato. En los momentos de crisis, cuando necesitamos una solución urgente, es probable que no tengamos cabeza o el tiempo necesario para dedicarnos a la lectura. Siempre es mejor saber con qué contamos, antes de necesitarlo.

En líneas generales, podemos decir que los mecanismos utilizados por las empresas de seguros para honrar el pago de los servicios derivados de un accidente son los siguientes:

  • El reembolso: para muchos es la fórmula ideal, porque le permite al cliente seleccionar la empresa de cerrajeros 24 horas de su confianza y contratarla directamente. En este caso, el cliente debe pagar la factura al proveedor y presentarla a la compañía para que se gestione el reembolso. Las facturas deben cumplir con ciertos requisitos y presentarse en los lapsos previstos en el contrato del seguro. Aunque el pago de la empresa aseguradora suele ser bastante rápido, también hay que revisar cuál es el tiempo máximo que se puede tardar en abonarla. La ventaja es que podrás elegir al cerrajero deseado, que te ofrezca la calidad y garantías que necesitas.
  • Con cerrajeros de la aseguradora: esta es la segunda opción. Muchas aseguradoras tienen acuerdos con proveedores, como cerrajeros, fontaneros o lampistas y exigen a sus clientes que soliciten los servicios de estos profesionales cuando se presenta cualquier siniestro. El pago lo realiza directamente la compañía de seguros, por lo que el asegurado no tendrá que hacer ningún desembolso. El inconveniente es que no siempre los técnicos están disponibles en el momento en que se les necesita y el cliente debe esperar mucho tiempo para resolver su situación. Por otra parte, se obliga a trabajar con desconocidos, que muchas veces no son especialistas en su ramo, sino profesionales multireparaciones, que no siempre están al día y tienen buen dominio de la materia.

Lo que sí es una constante es que las empresas aseguradoras, por lo general,  exigen que les sea notificado el siniestro antes de contratar los servicios de cualquier proveedor.

Algunas aseguradoras aplican un modelo mixto, permitiendo al cliente elegir qué procedimiento prefieren, si el reembolso o la contratación de los técnicos afiliados a la compañía. En estos casos suelen establecer unos topes para los presupuestos de terceros, de acuerdo al baremo que manejen.

¿Cubre el seguro del hogar los actos de vandalismo?

Sin menoscabo de lo que pueda establecer el contrato, generalmente los actos de vandalismo sí están cubiertos por los seguros del hogar. A menos que en las condiciones de la póliza se especifique lo contrario, cabe asumir que, caso de ser víctimas de una agresión vandálica podremos solicitar a la compañía que se haga cargo de los gastos.

Es importante acotar que la póliza debe cubrir tanto la reparación del daño como los cambios de piezas o mecanismos que puedan ser necesarios como consecuencia del ataque.

Por ejemplo, si una persona ejerce alguna acción que genera un daño en nuestra propiedad, como, por ejemplo, taponar la cerradura de nuestra vivienda con silicona, el seguro deberá cubrir tanto el trabajo de quitar la silicona, para poder abrir la cerradura, como el cambio de la misma o de las piezas que hayan resultado afectadas.

¿El cerrajero puede cambiar el motivo de la factura?

Todos hemos oído de alguna persona que ha pedido al cerrajero que modifique los datos de la factura, indicando que se han hecho reparaciones de supuestos cubiertos por el seguro del hogar, aunque en realidad el trabajo realizado haya sido otro, no amparado por la póliza. De más está decir que ningún profesional honesto estará dispuesto a hacerlo, pues se trata de una estafa, que puede conllevar, incluso, responsabilidades penales.

Además de ser un acto ilícito y moralmente reprochable, las probabilidades de éxito son muy escasas, pues las empresas aseguradoras cuentan con el personal y recursos suficientes para detectar los fraudes.